Programar debería ser algo sencillo.

6 octubre 2008

 

No pongo en duda los avances realizados en el desarrollo de software, pero a veces me pregunto si  no se tomó el camino más complejo para evolucionar.

 

Programar en COBOL, era algo muy sencillo. Tenías un lenguaje con unas 200 o  250 sentencias, de las que habitualmente usabas 50 o 60. Y con eso,  se podía construir todo.

 

Hoy,  si hablamos de las plataformas de desarrollo actuales, posiblemente estemos hablando de que para resolver un problema utilizaremos varios lenguajes, con distintos estilos, con los que dispondremos de un catálogo con  miles de funciones. Es cierto que podemos hacer muchas más cosas, pero a costa de añadir una complejidad mucho mayor.

 

Y en medio de todo esto, algo de aire fresco, aparecen dos herramientas , Scratch y Popfly Game Creator. Las dos sirven para lo mismo, crear juegos y animaciones multimedia digamos que uno es un juguete para niños (Scratch) y el otro para jóvenes (Popfly).

 

 

 

 

De una forma fácil e intuitiva (mas en Scratch que en Popfly), y sin saberlo, ¡se está programando!

 

Detrás de Scratch está el Instituto Tecnológico de Massachusets (MIT), detrás de Popfly, Microsoft.

 

Quizás no sean más que juguetes, pero quizás sean, las bases de las futuras herramientas de desarrollo que se utilizarán profesionalmente.

 

Si es así, yo apuesto por este camino. Vivimos en un mundo, en el que se usan el burro y el jet como medios de transporte. Igual sucede en las tecnologías de la información, junto con las últimas novedades conviven sistemas basados en tecnología de hace 40 o 50 años, y todo de una forma más o menos armónica.

 

Si Scratch o Popfly, son un adelanto de lo que serán las herramientas de desarrollo del futuro, esto permitirá que quienes ahora guían un burro, o conducen una bici,… Puedan en un futuro muy cercano guiar un nuevo medio de transporte con las ventajas de un jet y la simplicidad de una bici

Anuncios