Informática de guerrilla

28 noviembre 2008

Ya iba siendo hora de escribir algo, por fin he sacado algo de tiempo. Vamos al lío.

Dice la wikipedia que el marketing de guerrilla es un sistema no convencional de promocion, llevada a cabo con un bajo presupuesto, en un corto plazo y basado en el empuje y la imaginación, en lugar de en grandes presupuestos.

De alguna forma existe una Informática de guerrilla, que aparece cuando no existen otras posibilidades. Tengo referencias de organizaciones que ahogadas por pesadas metodologías para las que invierten una ingente cantidad de recursos, no son capaces de responder mínimamente a las necesidades de sus clientes. Eso sí, tienen sus cuadros con las consabidas certificaciones colgados en un lugar preeminente.

Los usuarios ante la falta de respuesta de su departamento de sistemas, comienza  a buscar sus propias soluciones, ¿qué tienen? habitualmente, Excel y Access. Es un principio para poner en orden información que necesitan, y empiezan a hacer sus cositas, algunas pequeñas macros, querys e informes con access, luego empiezan con un sencillo formulario…

Y si el Departamento de Sistemas sigue sin responder, pasa tiempo, y más tiempo, y más tiempo, y resulta que…, alehop, se han creado unos Sistemas de Información paralelos a los corporativos. Los usuarios se han convertido en guerrilleros de la informática, no tienen técnica, pero solucionan sus problemas, ¡han desarrolado sistemas de información que realmente les proporcionan valor!

Un día, alguien de sistemas, saca a la luz una de aquellas soluciones paralelas, hecha por ejemplo con access , ¿cuál es la reacción? ¿qué comentará a su compañero cuando vuelva a su sitio? Probablemente, algo así como esto: “…crean una mierda de aplicaciones, sin consultar nada, cuando no tienen ni idea, y luego nos toca a nosotros complicarnos la vida arreglando el desastre de base de datos que han creado…” . Lo que por otra parte, y dicho sea de paso, normalmente es verdad.

Luego tenemos:

  1. Unos usuarios que no tienen técnica y crean “engendros” muy difíciles de integrar, cuando llega el momento, que crean más de un problema y más de dos a los informáticos.
  2. Unos informáticos incapaces de responder con la celeridad que sus clientes y el negocio necesitan.

Y qué solución hay para esto. Fácil, hay que crear “guerrilleros” en los Departamentos de Sistemas.

Hay que contar con gente experimentada, a quienes no se les caigan los anillos por proporcionar una solución con excel o cualquier otra herramienta ofimática, ¿que esto son chapuzas? Sí, pero no es lo mismo que chapucee un informático a que lo haga un economista o un psicólogo (sin pretender menospreciar a nadie).

Porque al final, seguro que a todos se nos ocurren procesos que podríamos mejorar con un simple libro Excel y alguna macro, empleando solo unos días, y que si se encolan en las peticiones al Departamento de Sistemas, pueden tardar años en resolverse, o incluso puede que no se lleguen a implementar.

Así que debemos sacar el máximo partido posible a nuestras herramientas ofimáticas, podemos contar también con montones de aplicaciones gratuitas, que pueden descargarse en Internet o que pueden utilizarse en Internet. Hoy mismo, por ejemplo, veía una estupenda solución de colaboración y gestión de contenidos gratuita como Alfresco, no hace mucho  también veía la herramienta para la creación de webs y el sencillo CRM que se incluyen en Office Live Small Business. Hay multitud de soluciones, que bien utilizadas, y trabajando codo a codo con nuestros usuarios y clientes pueden hacerles más felices a ellos, y a nosotros también.

Esto debe ser la Informática de Guerrilla, su objetivo es solucionar problemas de los clientes, de una manera creativa, rápida, barata y sencilla.  Para ello, el fin justifica los medios, y para ello sobre todo…, hay que pensar, hay que liderar, y hay que actuar.


Es la economía, estúpido.

25 septiembre 2008

En cierta ocasión, Alan Greenspan le dijo al CIO de Intel:

No dejes que la gente de tecnologías de la información te engañe con sus historias de hacer a la gente más productiva. Al final del día si tus ingresos no suben y/o tus costes no bajan, nadie ha sido más productivo. (Don’t let the IT folks fool you about making people more productive! At the end of the day, if your revenue doesn’t go up and/or your costs down, no one has been more productive).

Lo simple suele ser una buena solución. Hablar de dirección estratégica, mision, vision, valores, alineación con el negocio, orientación al cliente, mejoras de procesos, excelencia, empowerment, disrupción…, y demás zarandajas está muy bien, pero…, antes de todo esto, es necesaria una línea a seguir que sea simple y clara , y que todo el mundo entienda.

Greenspan lo  expresó perfectamente, y Bill Clinton también lo hizo de un modo aún más simple, en su campaña de 1992: Es la economía, estúpido.

Porque ese, es el primer objetivo de cualquier empresa, el beneficio económico, ¿o no es así?

Sí, sí que lo es incluso, para nosotros, la gente de tecnologías de la información.

 


Alineación con el negocio. Asumiendo el verdadero rol de las TI.

17 septiembre 2008

Hoy toca hablar de la alineación con el negocio, que quizás no sea lo que esté más de moda en las últimas “temporadas”, pero es un clásico que siempre se puede sacar.

Empezaré echando piedras sobre mi tejado, los informáticos no somos tan importantes como nos creemos. Y esto es una de las cosas que hay que tener muy claro, antes de ponerse a hablar de alineación.
Tan importante como lo que hacemos o como lo que somos para la compañía, es la visión que tienen los demás de nosotros.

Me explicaré. Hasta la crisis de las .com, tuvimos nuestra etapa dorada en que estuvimos presentes en cualquier planteamiento de desarrollo de negocio, con crecimientos del sector año tras año de dos cifras.

¿Por qué? Porque la tecnología de la información podía dar ventajas con las que mejorar los procesos empresariales de manera muy importante, y había enormes diferencias tecnológicas de unas empresas a otras. Estas diferencias, ya no existen o al menos no son tan acusadas (quizás, llegue alguna tecnología que cambie todo el orden establecido y nos devuelva a una nueva época dorada, pero eso es algo que está por ver).

Y puesto que ya no está tan claro que podamos aportar ventajas competitivas con tanta facilidad como ocurría hasta finales de los 90, nos hemos convertido en departamentos de servicios. (Ojo: no confundamos, no comparto las tesis que planteaba Nicholas Carr en “IT Doesn’t Matter”)

Así es como nos perciben normalmente, como departamentos de servicios y en muchos casos como vendedores de humo. Siendo conscientes de esto, ya podremos comenzar a alinearnos con los objetivos de la compañía.

Y debemos tener claras un par de cosas:

1. Nosotros no sabemos más que las áreas de negocio:

Son comunes los comentarios, “…el usuario no sabe lo que quiere…” Mentira, lo sabe perfectamente, otra cosa es que no nos lo cuente, o no nos guste lo que nos cuente. Recuerdo otro comentario (sic): “No necesitamos al usuario conocemos el negocio lo suficiente como para no tener que preguntarle”, ..y luego nos quejamos de que pidan cambios o de que no usan los sistemas…

2.Las aplicaciones no son nuestras, y mucho menos la información:

Por qué añadimos nuevas funcionalidades a las aplicaciones si nadie lo ha pedido, y peor aún porque reorganizamos los formatos en que se muestra la información. Tenemos la obligación de proponer mejoras y de aportar ideas, pero nunca de hacer algo que no sabemos si nuestro cliente quiere.

Bien, en este punto ya somos conscientes de que, salvo excepciones, somos un departamento de servicios, ni más, ni menos importante que cualquier otro; y no decidimos que necesita nuestro cliente, eso lo decide nuestro cliente, que lo sabe perfectamente.

Y tras esta cura de humildad, debemos continuar hacia nuestro objetivo, alinear los sistemas con los objetivos de la empresa. Pero como lo hacemos, pues pensemos en el departamento de IT como si fuese una empresa.

Si el departamento de IT fuera una empresa, estaría obligado a conocer a su cliente. Estudiaría el mercado en que se mueve, ¿cuál es su tamaño? ¿quién es su competencia? ¿en qué parte del mercado se va a desarrollar su actividad? Y después de conocer “El Mercado”, habría que investigar sobre los clientes. ¿qué quiere mi cliente? ¿qué es lo realmente importante para él?

Con todo esto ya podríamos tener a la cúpula del departamento “alineada”: comprendemos para quien trabajamos, comprendemos en que entorno nos movemos y comprendemos que es lo que quiere nuestro cliente y el porqué.

Falta ahora, comunicar internamente de manera correcta. Todo esto ha de ser comprendido por todo el departamento de TI. Si el personal comprende el problema y le damos suficiente confianza, no solo se sentirá cerca del cliente, sino lo que es mucho más importante, el equipo se atreverá a pensar y a tomar decisiones por si mismo, y ese, es el mejor camino hacia la alineación con el cliente

Termino con un enlace a un famoso artículo escrito en 2001, su contenido sigue vigente: CEOS are from Mars, CIOS are from Pluto